Comparar listados

AVIASUR: VOLANDO A TU PROPIO RITMO

Hoy son los orgullosos titulares de una de las infraestructuras más grandes de la región, con más de 7 mil m2 a un costado del aeropuerto capitalino.

Aviasur comenzó hace 10 años con un avión privado cuyo hangaraje dependía de un tercero y un trato de palabra. De ahí a convertirse en la empresa de aviación privada y corporativa mejor posicionada en el mundo de la aviación corporativa, es algo que solo podemos definir como un vuelo ascendente.

Hoy son los orgullosos titulares de una de las infraestructuras más grandes de la región, con más de 7 mil m2 a un costado del aeropuerto capitalino y que incluye, entre otras cosas, una sala de embarque doméstica y otra internacional, sala de reunión para clientes y otra de descanso para tripulaciones; estacionamientos subterráneos y 3 hangares construidos bajo estándares internacionales.

De manera simple, Aviasur es un Terminal Aéreo Privado (FBO) que provee servicio integral para dueños de aviones e incluye hangaraje, ground handling (soporte en tierra),

selección y administración del capital humano, permisos y certificados ante la DGAC para operar, y un centro de mantención soportado por un equipo de profesionales con décadas de experiencia, capaces de ofrecer servicio a la flota Cessna, Beechcraft y Hawker, además de la línea King Air con matrícula estadounidense.

Pero Aviasur también asesora a futuros titulares en la venta de aviones en modalidad Full Ownership y Shared Ownership, es decir, venta fraccionada entre distintas personas. A esto se suma el chárter o arriendo de aviones por horas o paquetes de vuelo, para corporaciones o privados.

Como expertos del mundo aeronáutico, Aviasur es representante exclusivo de las marcas Beechcraft y Cessna en Chile, y desde 2012 a la fecha ha vendido el 42% de los aviones nuevos al mercado de turbohélices y jets. Una estampa de éxito que aumentará en 2019 con nuevos proyectos y una promesa que incluye el ingreso de nuevas personas al mercado en donde moverse por el cielo a ritmos propios es posible